Culto de los Malditos

Clan de World of Warcraft


    Historia del nombre del clan

    Comparte
    avatar
    Yermak
    Admin

    Cantidad de envíos : 190
    Edad : 36
    Localización : World of Warcraft
    Fecha de inscripción : 21/02/2008

    Historia del nombre del clan

    Mensaje  Yermak el Jue Feb 21, 2008 1:45 am



    Culto de los Malditos


    Somos lo que queda de aquellos seres ansiosos de poder que siguieron a Kel’thuzad y a su ¨Culto de los Condenados¨ pero nos arrepentimos y ahora estamos acá para remediar todo este mal que se ha desencadenado por nuestra culpa; llevamos el titulo de ¨Culto de los Malditos¨ no por haber seguido a ese Archimago, sino como una marca que nos quema el alma, es un sello imborrable de lo que hicimos siempre lo llevaremos a cuestas y debemos pagar por ello.

    Hemos forjado una nueva Alianza con la denominada Horda así que no solo los Nomuertos (alguna vez humanos) y Altos elfos (nuevos elfos de sangre) seguiremos esta pena solos, ahora junto a algunos viejos enemigos como los Orcos, Trolls y los pacificos y poco conocidos Taurens se cumplirá todo esto.

    No queremos reconocimiento no queremos ser reverenciados solo buscamos enmendar todo lo que hicimos y hemos aprendido ahora nuestro nuevo reto es Rasganorte vamos por el Mayor Mal...

    En nuestro Camino a este nuevo y desconocido continente hemos encontrado nuevas alianzas; grandes y poderosos señores que al dejarse corromper y que terminaron sirviendo al Rey Exanime; Retomaron conciencia aunq debilitados desean al igual que nosotros reparar todo la maldad ya desencadenada, estos denominados ¨Caballeros de la Muerte¨ habidos de conocimiento de poder Oscuro nos enseñaran como terminar con este Trono de Hielo...

    Kel’thuzad y el Culto de los Condenados


    Muchos individuos deseosos de poder de todo el mundo acudieron al llamado mental del Rey Lich desde Northrend. El más notable de ellos fue sin embargo un archimago de Dalaran llamado Kel´thuzad, quién era uno de los miembros más destacados del Kirin Tor, el concejo que dirigía Dalaran. Era considerado un rebelde por años debido a su insistencia en estudiar las artes prohibidas de la necromancia. Decidido a aprender todo lo que pudiera del mundo mágico y sus maravillas sombrías, se encontraba frustrado por los preceptos faltos de imaginación de sus congéneres. A penas escuchó el poderoso llamado desde Northrend, el archimago hizo todo lo posible por entrar en comunión con la poderosa voz. Convencido de que el Kirin Tor era demasiado esquematizado para obtener el poder y conocimiento inherentes a las artes oscuras, se resignó a aprender lo que pudiera del inmensamente poderoso Rey Lich.

    Dejando atrás su fortuna y prestigio político, Kel´thuzad abandonó el Kirin Tor y Dalaran para siempre. Guiado por la persistente voz del Rey Lich dentro de su cabeza, vendió sus vastas propiedades y gastó su fortuna. Viajando solo muchas leguas en mar y tierra, finalmente llegó a las heladas costas de Northrend. Con el propósito de llegar a Icecrown y ofrecer sus servicios al Rey Lich, el archimago pasó las salvajes y devastadas ruinas de Azjol-Nerub. Kel’Thuzad pudo observar la ferocidad del poder del Rey Lich. Empezó a pensar que aliarse con el misterioso poder del Rey Lich podría ser beneficioso y a la vez muy peligroso.

    Luego de largos meses de viajar por las árticas y desoladas tierras, Kel´thuzad finalmente llegó al oscuro glaciar de Icecrown. Cuidadosamente se acercó a la ciudadela de Ner´zhul y se quedó asombrado al observar como los silenciosos guardias muertos vivientes le dejaron pasar. Kel´thuzad descendió profundamente en la fría tierra y encontró un camino hacia el corazón del glaciar. Allí, en la profunda caverna de hielo y sombras, se postró delante del Trono de Hielo y ofreció su alma al oscuro señor de los muertos. El Rey Lich estaba complacido con su último conscripto. Le prometió a Kel’Thuzad la inmortalidad y gran poder a cambio de su lealtad y su obediencia. Hambriento de conocimiento y poder, Kel’Thuzad aceptó su primera gran misión: regresar al mundo de los hombres y fundar una nueva religión que adoraría al Rey Lich como un dios. Para ayudar al archimago a cumplir su misión, Ner´zhul dejó la humanidad de Kel´thuzad intacta. Utilizaría el carisma del mago y lo cargaría con poderes de ilusión y persuasión, con los que esperaba convencer a las descomplacidas masas de Lordaeron. Entonces, una vez lograda su atención, les mostraría un nuevo modelo de sociedad y una nueva figura a la que llamar rey.

    Kel´thuzad volvió a Lordaeron disfrazado, y durante el transcurso de tres años, usó su fortuna e intelecto para formar una hermandad clandestina de ilusos hombres y mujeres. La hermandad, a la cual llamó el Culto de los Condenados, prometió a sus acólitos igualdad social y vida eterna en Azeroth a cambio de su servicio y obediencia a Ner´zhul. Con el paso de los meses, Kel´thuzad encontró muchos ansiosos voluntarios por unirse a su nuevo culto, entre los sobre explotados trabajadores de Lordaeron. Fue sorprendentemente fácil para Kel´thuzad transferir la fe de sus ciudadanos en la Santa Luz en la oscura sombra de Ner´zhul.

    Con el éxito de Kel´thuzad en Lordaeron, el Rey Lich empezó sus preparativos finales para su asalto contra la civilización humana. Colocando las energías de la plaga en un número de artefactos especiales, Ner´zhul ordenó a Kel´thuzad transportar estos artefactos a Lordaeron, donde los escondería en varias villa controladas por el Culto. Los artefactos, protegidos por los leales acólitos, actuarían como generadores de la plaga, diseminándola entre las desprevenidas granjas y ciudades del norte de Lordaeron.

    El plan del Rey Lich trabajaba a la perfección. Muchos de los ciudadanos de las villas del norte se contaminaron casi en forma inmediata. Como en Northrend, los ciudadanos que contrajeron la plaga murieron y revivieron como esclavos del Rey Lich. Los acólitos a la orden de Kel’thuzad estaban ansiosos de morir y levantarse de nuevo al servicio de su oscuro señor. Les emocionaba el prospecto de la inmortalidad como muertos vivientes. Con la diseminación de la plaga, más y más feroces zombis se levantaban en las tierras del norte. Kel’thuzad observó al creciente ejército del Rey Lich y le llamó El Azote, el cual pronto marcharía sobre las puertas de Lordaeron y barrería a la humanidad de la faz del mundo.

      Fecha y hora actual: Mar Nov 21, 2017 9:37 am